miércoles, 8 de junio de 2011

MIRADOR- SAN LORENZO DE TAMARÁ- MIRADOR

             VÍSPERAS DE LA FESTIVIDAD EN HONOR A SAN LORENZO DE TAMARÁ
      El MIRADOR. Saluda a los Yauyinos que van a sus pueblos por las rutas del rio Omas . A los comprovincianos, a los hermanos que están en otros países del orbe, hoy damos a conocer parte de la festividad de San Lorenzo de Tamará- 10 de agosto de cada año-.     
      Las vísperas de la festividad del patrón SAN LORENZO DE TAMARÁ, los hijos y amigos se congregan, algunos después de largos viajes de diferentes continentes otros de otras regiones del país, en mayoría de la ciudad capital de Perú hoy llegan después de viajar  hacia el este por las riberas de la cuenca del río Omas que desemboca en Asia al océano pacífico; después de los saludos de familiares, coterráneos y amigos, la agradable y reparadora pachamanca y el caldo preparado con abundante  hasta exagerada carne de la ganadería de la comunidad, en la capilla de CUMBALL, con el placer de los agradables reencuentros y el fondo musical de bandas y orquestas y palabras de agradecimientos a San Lorenzo y al divino supremo en procesión  en presencia de los cajueleros,  autoridades del pueblo y devotos, el pueblo entero son velas encendidas y honores al paso y juegos artificiales avanzan hasta llegar al templo principal; haciendo su ingreso con repiques de campana, los explosivos cohetes como muestra de júbilo por la llegada anual de la cajuela. Después de los sagrados ritos de vísperas cerca a la media noche las bandas y orquestas ya ubicadas y en acción alegraran la quema del castillo mientras el pueblo baila.
      Allí esta en la plaza en el lugar de costumbre, el ESPLENDOROSO CASTILLO, el pirotécnico  conocedor del arte y el teje y maneje de la pólvora espera satisfacer la expectativa de un público conocedor que juzgará y muy apto para reconocer y ensalzar las buenas obras y novedades en lo que se expone.  Es un armatoste  con esqueleto de cañas, construcción de varios pisos,  con apéndices aéreos circulares, otros en T, en su cúspide una apariencia de corona y  conectados externamente  como si fueran cables de papel y paquetes que llevan en su interior pólvora, uno principal  gigante y vistoso  donde en su momento se verá la estampa gigante de San Lorenzo  al pié el nombre de los oferentes, a veces con cuatro  castillos más ubicados simétricamente en relación al principal, de menor tamaño.
     El pirotécnico enciende la mecha a una orden del oferente, con el permiso de la las autoridades y el cajuelero,  las bandas y orquestas acompañan incesantes con la música, que muchos bailan,el fuego humeante avanza, el cuerpo uno expondrá lo que tiene reservado en lo hasta ahora inexpresivo, como ocurrirá con los pisos siguientes en orden ascendente, multicolores chispazos, explosiones, arranques, movimientos circulares sobre un eje, en fin diferentes filigranas de encendidos, brillantes colores y el deleite de los observadores  que en ciertos momentos expresan sorpresas, aplausos, reconocimientos, da la impresión que van dosificando,   con sus respectivos descansos mientras que avanza el fuego por la mecha y asciende, los maravillosos destellos son mas hermosos, mayor acción, cuando los ánimos ya  están encendidos se despliega un hermoso cuadro del patrón del pueblo SAN LORENZO DE TAMARÁ con iluminación especial que puede ser en espejos palpitantes, parece replicar el palpitar de los corazones de los allí presentes a los que se suma la fe y amor al creador y a su santo San Lorenzo, entonces fijan la vista  en la imagen se entregan a ella, mientras que el total del castillo vuelve a iluminarse  y accionan los pisos que ya parecían inertes y apagados, nuevamente el juego de luces y los entusiastas aplausos de un pueblo pleno de fe y alegría, sigue ascendiendo  el fuego, humeante dando tregua a la quema del siguiente piso, hasta llegar a la cúspide  entonces con movimientos de rotación asciende hacia el cielo la paloma, chispeante, destellante, y cuanto mas ascienda mayor será la admiración y regocijo de quienes disfrutan de estos agradables momento, mientras ya en lo alto un ramillete  de espléndidas luces se extiende al tiempo que salen de tierra al firmamento docenas de cohetes bombardas que al explotar exponen como foquitos de colores en racimos por cientos y miles, iluminando el pueblo y cerros contiguos como si fuera un día de esplendor muy especial, luego se repiten una y otra vez para terminar con las cataratas luminosas que son como  gotas de luz que caídas del cielo. El público baila y se guardan para en día central de la fiesta 10 de Agosto.
     Del MIRADOR  de la glorieta de la plaza de Tamará, su servidor se despide hasta la próxima ubicación del MIRADOR.
     
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada